La L-glutamina es el aminoácido más abundante en plasma y musculo, está catalogado como aminoácido no esencial ya que el organismo humano puede sintetizarlo a partir de otras sustancias en el musculo esquelético, pulmón y cerebro principalmente. Sin embargo, distintos estudios parecen demostrar que su ingesta como suplemento dietético puede aportar considerables ventajas. 

La concentración de L-glutamina en sangre es de alrededor de 600-700 mmol/; sin embargo, durante estados catabólicos, tales como infecciones, cirugía, traumatismos, ejercicio físico, y otros estados de acidosis metabólica, sus requerimientos se ven muy aumentados, su propia homeostasis se ve alterada, y las reservas de glutamina pueden quedar deplecionadas.

Durante la realización de esfuerzos prolongados y/o de alta intensidad, los niveles sanguíneos de glutamina aumentan considerablemente, para sufrir posteriormente importantes descensos durante el período de recuperación, tardando varias horas o días en recuperar los niveles existentes antes del ejercicio. 

Este aminoácido posee cuatro funciones interesantes desde la óptica deportiva: 

 1) Cuando se depleccionan los depósitos de glucógeno muscular, la L-glutamina puede ser utilizada como sustrato energético para la resíntesis de ATP.

2) Es el primer y principal transportador de amoniaco desde el musculo hasta el hígado para ser transformado en urea. El amoniaco es tóxico para el organismo, no así la urea: de ahí, que el mantener unos niveles adecuados de glutamina sea fundamental para mantener esta función “detoxificante”. 

3) El correcto funcionamiento del sistema inmunitario depende, entre otros, de unas adecuadas concentraciones plasmáticas de glutamina. Se han realizado trabajos en los que, tras la administración de 10 g de glutamina por vía oral, se encuentran disminuciones de hasta el 40% en la posibilidad de desarrollar una infección de vías respiratorias altas.

4) Gran parte de la glutamina circulante es utilizada por las células del intestino delgado ejerciendo una función energética, así como de mantenimiento de la estructura evitando su atrofia, manteniendo su papel de barrera, y previniendo la absorción bacteriana, es decir, disminuye la permeabilidad intestinal.

La glutamina no tiene un efecto ergogénico directo sobre el rendimiento deportivo como otros suplementos a base carbohidratos, cafeína, creatina etc., pero un déficit plasmático puede traer consigo alteraciones de estas cuatro funciones con el consiguiente perjuicio para la salud y, en consecuencia, sobre el rendimiento deportivo.

 En base a lo que hemos visto hasta ahora, podemos decir que se trata de un suplemento dietético enfocado al deporte de alto rendimiento donde se puedan producir situaciones de altos volúmenes y/o intensidades de ejercicio con frecuencia elevada.

¿ Como tomar Glutamina?

La glutamina es un complemento alimenticio que se presenta principalmente en formato polvo o cápsula/comprimido; aunque también se puede encontrar en otras presentaciones como gel o barrita. 

Algunos protocolos indican que debería tomarse más de 1 hora antes del entrenamiento, o durante y después del mismo, para frenar el catabolismo proteico y contribuir al anabolismo muscular. Por tanto, es aconsejable el uso periódico cuando se producen altas exigencias catabólicas como el inicio de la tempora­da deportiva, y en tramos que acumulan elevadas cargas de trabajo por entrenamientos y/o temporada intercompetitiva. 

Como dato general, se baraja una dosis media de 5-10 g de glutamina al día, repartidos al menos en dos tomas. De esta forma, aquellos deportistas que realicen actividades de resistencia (> 2,5 horas) se recomienda introducir al menos una toma durante la actividad física y otra después del ejercicio. En deportes de alta intensidad se recomienda la ingesta antes y después de la actividad física. 

Finalmente, con el fin de comprobar la tolerancia de cada deportista a la L-glutamina, es recomendable iniciar con una única administración de 30 mg/kg de peso corporal después del entrenamiento, teniendo especial precaución aquellos que sufran de intolerancia al glutamato monosódico.

Ventajas de la Glutamina:

  • Tras las sesiones de entrenamiento, el músculo sufre pequeñas microroturas a consecuencia del ejercicio. La glutamina favorece una recuperación mucho más rápida
  • Previene el catabolismo muscular, proceso que consiste en que el organismo se lleva del músculo toda, o casi toda, la energía que éste ha acumulado durante el entrenamiento.
  • La glutamina actúa también a nivel del intestino, contribuyendo a una mejor mucosa intestinal y ayudando a fortalecer las defensas.
  • Tiene una función reparadora en el caso de lesiones y golpes, siendo la recuperación mucho más rápida.
WhatsApp Training Fitness
Enviar WhatsApp
Share This